¿Llega ese esperado descanso estival y os gustaría tener con vosotros esos pequeños tesoros aromáticos para disfrutar al máximo de estos días sin preocuparnos ante esos imprevistos propios de esta época?

Os propongo 5 aceite indispensables para el verano. Un botiquín natural con el que no temeremos a los mosquitos, calmaremos nuestra piel ante la exposición solar, nos olvidaremos de los mareos de viajes, las digestiones pesadas no estropearan nuestras siestas, y mucho más. Estas vacaciones cuídate a través de la sabiduría de la naturaleza.

EUCALIPTO AZUL (eucalyptus citriodora)

Este eucalipto no posee propiedades anticatarrales sino que es un potente antiinflamatorio y eficaz relajante muscular, a la vez que repelente de insectos. A tener en cuenta su intenso aroma a la vez que perfecto para difundir junto con el aceite esencial de geranio para alejar los indeseables mosquitos de nuestros espacios, al mismo tiempo que aplicado por vía cutánea calmará una picadura.

En la piel lo aplicaremos diluido siempre en aceite vegetal, de preferencia oleato de árnica si es para un tema muscular o articular. Es también un excelente fungicida.

En la parte emocional, calma los temperamentos alterados y relaja profundamente. Nos ayuda a relativizar y a liberar tensiones y miedos.

MENTA PIPERITA (mentha piperita)

Uno de los aceites esenciales más populares gracias a su efecto antidolor, anestesico y refrescante. Pensaremos en él tanto ante un dolor de cabeza o migraña, para aliviar una irritación cutánea, y nunca falta en mis viajes en coche gracias a su eficaz acción tonificante ante un cansancio tanto físico como nervioso. Facilita la digestión y alivia los mareos de transporte.

En el plano energético este aceite calma los temperamentos irritables y nos ayuda a mantener la cabeza fría.

Es un aceite que evitaremos para niños y embarazadas y para el resto es importante tener en cuenta que No se recomienda aplicar en grandes extensiones por vía tópica ya que puede provocar hipotermia.

ESPLIEGO MACHO (lavandula latifolia)

El espliego macho es sin duda uno de los aceites esenciales a tener en cuenta en verano. Indicado interesante acción antiveneno ante las picaduras de medusa y otros insectos.

Un potente cicatrizante que también os ayudará en caso de cansancio nervioso para disfrutar plenamente de estos días de descanso. Aplicar 2-3 gotas de aceite en la zona afectada.

Desde el punto de vista energético el espliego nos ayuda con la rigidez mental

Este aceite esencial No se recomienda en difusión, y No es indicado para niños y embarazadas salvo aplicado puntualmente en una picadura o quemadura, en su lugar para ellos utilizaremos la lavanda.

GERANIO (Pelargonium graveolens o asperum)

Este aceite esencial es un relevante antifúngico con una probada acción sobre las micosis y una eficaz acción anti-bacteriana.

Es hemostático (detiene el sangrado) ante pequeñas heridas o cuando nos sangra la nariz y tiene reconocidas propiedades cicatrizantes.

Apreciado por su aroma floral es muy interesante para utilizarlo sobre nuestra piel. Es un excelente tónico cutáneo, muy indicado para reforzar la firmeza de nuestros tejidos, para ayudar a prevenir las estrías, tratar el acné y muy efectivo en tratamientos anti-edad y tiene un interesante efecto de regulador hormonal.

Por vía olfativa regula nuestro sistema nervioso, nos ayuda a liberarnos de miedos y cuando estamos estancados en alguna situación nos conecta con esa energía positiva presente en nuestro centro, al mismo tiempo

Por otro lado, su rica composición en citronelol y geraniol es excelente para ahuyentar los mosquitos, con un aroma mucho más agradable que la citronela.

En verano nunca falta en mi difusor ni en los spray y rollon que preparo para los peques y no tan peques. Es muy efectivo combinarlo con el aceite esencial de eucalipto azul.

SIEMPREVIVA (helichrysum italicum)

Este excepcional aceite esencial es el producto vegetal y natural con una mayor acción antihematoma y anticoagulante. Un básico en nuestro botiquín familiar.

Anti-inflamatorio por excelencia, antálgico, un potente descongestionante venoso y linfático. Me gusta unirlo al eucalipto azul o al pachuli diluido en aceite vegetal de avellana o macadamia para masajear mis piernas.

Es «él» aceite esencial para golpes, contusiones y hematomas, al mismo tiempo que nos aporta numerosas propiedades beneficiosas para la piel, es cicatrizante, regenerante y estimula la circulación sanguínea.

Llevo siempre conmigo un rollon a partes iguales de aceite esencial de siempreviva y aceite vegetal de árnica. Es mano de santo para los chichones y caídas de mis peques.

Sobre los hematomas podéis aplicar 2 gotas de siempreviva con 4 gotas de aceite vegetal, alivia los golpes de cuerpo y ayuda a sanar también los del “alma”.

A nivel energético, la siempreviva nos aporta paz interior, combate el nerviosismo y la dispersión espiritual. Nos permite conectar con la fuerza de la tierra y nos ayuda a encontrar el sentido a nuestro camino.

Este aceite esencial No debe utilizarse si se toman medicamentos anticoagulantes. No se recomienda en menores de 3 años ni para embarazadas, salvo puntualmente sobre un hematoma local a nivel tópico.

Ahora ya conocéis 5 aceites esenciales indispensables para el verano, solo os queda preparar vuestra maleta y disfrutar de vuestras vacaciones.

¡Feliz verano!

 

Share This