Difusión aromática

Las moléculas aromáticas de los aceites esenciales actua sobre nuestro organismo, entre otros a través de nuestro olfato, y nos traen beneficios globales tanto a nivel físico como mental y emocional. al ser moléculas volátiles , al respirarlas se produce un intercambio que le trae muchos bienestar a nuestro organismo.

La difusión ultrasónica permita la suspensión de los aceites esenciales a través de una fina bruma y no calienta los aceites quedando así sus principios activos intactos.

A la hora de hacernos con un difusor yo tengo en cuenta que sea ultrasónico, que sea silencioso, que este hecho en materiales noble como la madera y el cristal y que se pueda programar.

La difusión aromática utiliza casi siempre sinergias compuestas por varios aceites esenciales, que unidos refuerzan sus propiedades, cuyas fragancias combinan bien desde un punto de vista olfativo y terapéutico.

Podemos crear nuestra propia fragancia en función de lo que busquemos, purificar un ambiente, favorecer la concentración, facilitar la comunicación, conciliar el sueño, evitar contagios, con propiedades calmantes y anti-stress, y hasta crear nuestra propia fragancia personalizada para nuestro hogar.

Se recomienda difundir 30 minutos al día entre 3 y 4 veces y no se recomienda dormir con el difusor funcionando salvo que se apague con un programador a la media hora de encenderlo.

¿Tienes dudas? Escríbeme!

¿Quiéres ponerte en contacto conmigo? Rellena el siguiente formulario, aunque si lo deseas, también puedes escribirme a mery@essentialmery.com.

Share This